12 de julio de 2012

♥ -♥ - 




Yo no busco nada raro, sólo alguien que me extrañe aunque hayamos pasado todo un día 

juntos, alguien que se ponga nervioso al verme, que no se aburra de mis charlas aunque 

pasemos cinco horas en el teléfono, que se alegre de escucharme. 

Alguien que me acompañe siempre a casa y haga divertido el camino, por más largo que sea;

 Alguien a quien pueda besar por un simple impulso sin sentirme atrevida. 

No me importan los regalos, las cenas ni las flores, mientras él demuestre admiración, 

me conformo con saber que conmigo es donde más le gustaria siempre estar. 

Y si estuvieras acá, nada me gustaria más que vivir todo de a dos, que vivir todo con VOS. 

Y que conozcas todas y cada una de mis sonrisas, alguien que sólo por mí de todo, 

que elija quedarse conmigo aunque tenga otros planes, que sienta que antes de mí ninguna 

otra existió, que sus amigos se cansen de escuchar mi nombre, 

que escriba las cartas más hermosas del mundo entero aunque tenga fea letra 

y sean de dos renglones. Que él piense en mí, mucho más de lo que lo acepta, 

que sienta que se cae el mundo si discutimos y me abrace tirando su orgullo a la mierda, 

alguien que no use la palabra confundido. Que me haga reír hasta llorar, 

y me haga reír cuando no puedo dejar de llorar, 

que me diga que todas esas canciones de amor, lo hacen acordar a mí, 

aunque sea mentira, que me diga que estoy hermosa, aunque no esté del todo despierta, 

que me diga que doy los mejores besos, aunque hayan habido otros mejores, 

que me diga que tengo los ojos más lindos, aunque sean iguales a todos los demás, 

que le encante mi pelo, aunque siempre esté enredado, 

alguien que me haga sentir la mujer más afortunada del universo, 

sólo por el echo de tenerlo. 






14 de junio de 2012

Escribí esto el 07/04/2007




























Se vuela tu amanecer y se anida en mi alma
Ven a mi mar, solo mío, ese que vos me regalaste aquél atardecer. 
Descansemos juntos sobre corales de ultramar, a veces dormimos en tonos musicales.
Creemos una vez más en que se perderán las sinfonías
y todo lo que conocemos, pero nos resignamos a creerlo y reímos y apostamos una vez más al amor.
Amor que te da vida, te enseña a vivírla y después te la arrebata en un suspiro.
Cual claro de luna acariciado por los más delicados árboles.
Pisas cielo y tocas nubes al andar por los recovecos de mi inconsciencia.
Solo una cosa te digo: La gloria del frío es que a veces también quema.






























let's feel free





















what u made me feel ~ (click here if u what to know exactly how it sounded)



*

24 de abril de 2012








Será por eso, porque los dos llegaron al lugar cargados con su historia, porque los dos llegaron al beso nunca dado con el mismo hermetismo, encerrándolo adentro de la piel.
No se entregaron.
Hubo un intento, apenas un intento.
Un barco que quiso llegar a puerto pero se dejó arrastrar corriente afuera, hacia cualquier tormenta, o hacia la misma tormenta de siempre.
Ella llevaba en sí largas caminatas por mañanas de sol, desolados cansancios de tardes amarillas, el oído alerta para la llamada del despertador, la mano preparada para sacar el boleto del tren del bolsillo interior de la cartera, la lengua fría por un helado de frutilla saboreado sin prisa.
Él llevaba pegado a sus talones el polvo de las mismas baldosas andadas y desandadas varias veces al día, un historial de amistades vacías, pocos intentos de relaciones serias, las ganas de haber ganado, aquella vez, esa carrera de autitos que jugó con su primo cuando niño.
Y además llevaban otras cosas.
Ideologías que fueron pensadas y después olvidadas.
Canciones de moda que se les pegaron y cantaron bajo la ducha, quizás las mismas canciones a un mismo tiempo, pero en lugares diferentes.
Tal vez algún asomo de alegría vivido a un tiempo, pero separados.
Tal vez alguna tristeza inmensa en una misma noche, pero bajo techos distintos.
Lo sabían todo el uno del otro.
¿Qué puede haber de misterioso en la vida de una persona?
Y, sin embargo, no sabían nada, porque ignoraban nombres y fechas y lugares donde habían pasado los veranos.
Hubieran tenido que contarse todo.
Hubieran tenido que arriesgarse a hacer una larga lista de cosas, de sorpresas, de lágrimas, de sonrisas, de sobresaltos, agonías, desencantos, temores, de películas y libros y canciones sabidas de memoria, de casualidades, descubrimientos, de aceptación y de rechazo. Hubieran tenido que pronunciar cientos de miles de palabras que fueran descascarando la soledad hasta dejar el cuerpo preparado para la entrega, para la confianza. Hubieran tenido que atreverse a jugar una carta, el todo por el todo, quitarse la máscara, esconder la reverencia, decir la verdad, sea cual fuere, mostrar las lastimaduras, las arrugas, las vetas de oro, las napas de barro.
Pero no se animaron…
Les faltó valor.
Ellos dijeron que se conocieron en el lugar equivocado, en el momento equivocado. Pero les faltó valor.
Estaban engolosinados en su propia rutina, estaban prisioneros bajo el caparazón de la comodidad, no querían tomarse el trabajo de quitarse los siete velos y ver la desnudez de la felicidad... porque temían que después del séptimo velo apareciera de nuevo la soledad, la terrible, la zorra, despiadada.
Y entonces caminaron juntos unos pasos. Y entonces se estrecharon fuerte, se besaron silenciosamente perdiéndose en un beso nunca dado, cerrando los ojos porque cada uno quería mirarse a sí mismo, nada más que a sí mismo y no al otro.
Estuvieron acariciando el límite, lo exterior, la impenetrable puerta, la puerta con cien cerrojos; y ninguno de los dos quiso buscar las llaves, ninguno de los dos quiso empezar a abrir, ninguno de los dos quiso saber que había en realidad detrás de la puerta que los separaba.
Por eso fracasó el encuentro.
Porque cada uno fue a encontrarse consigo mismo.
Porque cada uno fue a alimentar con excusas su propia soledad.
Porque cada uno llevó su distancia y la puso en el medio.
Y a pesar de las ganas, y a pesar de ser dos seres llenos de posibilidades, se dijeron adiós y lloraron, pensando que lloraban por decirse adiós, pero sabiendo que cada uno lloraba por sus viejos dolores, otros adioses, por otros intentos y otras historias. Y porque ya nunca podrían borrar las distancias que los separarían de ellos y de los otros que quisieran, alguna vez, acercarse a ellos…













♥ 

13 de junio de 2011

Escribí esto el 7 de Enero de 2007




Mi fuego quedó atrapado en el
frío de tus pestañas.



Tu mano rozó vergeles y
prefirió mi infierno.



Roja boca maltratada conoció el
deseo y volvió a vivir entre mis brazos.



Tu noche se enamoró de mi día y
comienzo a sospechar,



que por fuera eres de miel y
por dentro tienes fuego.



Duele de placer tu recuerdo
perturbador en mi alma



Ahora no hables, y calla, a
menos que puedas mejorar este silencio...

*



9 de abril de 2011


Tu momento perfecto,


puede estar a la


vuelta de la


esquina










4 de abril de 2011

Escribí esto el 4 de Setiembre de 2007


*

Cantar bajo la lluvia, hundiendome en los mares minuatura de tu conciencia.


Cambiemos estos ritos por sueños repentinos que nos lleven a ser felices nuevamente.


Y solo por unos instantes, sentir que tocamos el cielo con las manos.


Que nos adueñamos de esa sensación de pasión y lujuria que nos vuelve a encontrar.


Y aunque no podamos, momentos así


nos provocan la necesidad de volver a respirar de esos detalles, una y otra vez...


Y correr nuevamente hacia vos, y tus besos condenadores que me contagian de amor,


cada vez que los bebo.



*



22 de noviembre de 2010






Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien se las merezca no te hará llorar


Gabriel García Marquez

5 de octubre de 2010

Cortázar ♥



RAYUELA Cap. 83



(…)

Trago la sopa. Después, en medio de una lectura, pienso: “La sopa esta en mí, la tengo en la bolsa que no veré jamás, mi estomago.” Palpo con dos dedos y siento el bulto, el removerse de la comida ahí dentro. Y yo soy eso, un saco de comida adentro.

Entonces nace el alma: “No, yo no soy eso.”

Ahora que (seamos honestos por una vez) si, yo soy eso. Con una escapatoria muy bonita para uso de delicados: ”Yo soy también eso.” O en un escaloncito más: “Yo soy en eso.”

(…)


Cortázar



Poema: El Amenazado de Jorge Luis Borges

*




Es el amor. Tendré que ocultarme o que huir.
Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz.
La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.
¿De qué me servirán mis talisma
nes: el ejercicio de las letras,
la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas,
la serena amistad, las galerías de la
biblioteca, las cosas comunes,
los hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño?
Estar contigo o no estar contigo
es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la
fuente, ya el hombre se
levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran por las ventanas, pero la sombra no ha traído la paz.
Es, ya lo sé, el
amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.
Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles.
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
Ya los ejércitos me c
ercan, las hordas.
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)
El nombre de una mujer me delata.
Me duele una mujer en todo el cuerpo.



La magnífica, Alejandra Pizarnik

*

Alejandra Pizarnik (1936 - 1972) fue una destacada poetisa argentina, eximia representante del surrealismo poético. Creció en un barrio de Avellaneda, Bs As.
De pequeña, tuvo de mascota una larva llamada Juanchi.
Su infancia fue complicada, sufría de prolongados períodos con trastornos del sueño, euforia e insomnio, a causa de una adicción a las anfetaminas.

En 1954, tras el bachillerato, ingresó en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Así se motivó tempranamente por la literatura y por el inconsciente, lo que a su vez hizo que se interesara por el psicoanálisis.
Para contrarrestar los efectos de las anfetaminas, consumía con frecuencia fármacos para dormir. A los 36 años se quitó la vida ingiriendo 50 pastillas de un barbitúrico (Seconal) durante un fin de semana en el que había salido con permiso del hospital psiquiátrico "Pirovano" de Buenos Aires, donde se hallaba internada a consecuencia de su cuadro depresivo y tras dos intentos de suicidio.




Reconocimiento

Tú haces el silencio de las lilas que aletean
en mi tragedia del viento en el corazón.
Tú hiciste de mi vida un cuento para niños
en donde naufragios y muertes
son pretextos de ceremonias adorables.

Quién alumbra

Cuando me miras
mis ojos son llaves,
el muro tiene secretos,
mi temor palabras, poemas.
Sólo tú haces de mi memoria
una viajera fascinada,
un fuego incesante.

Revelaciones

En la noche a tu lado
las palabras son claves, son llaves.
el deseo es rey.
Que tu cuerpo sea siempre
un amado espacio de revelaciones.




1 de octubre de 2010

Fecha en que escribí esto: 05 de Jun de 2007




LANADA

Palabra que implica un sentimiento vacío.

En mi caso, suelo confundirlo con amor, tristeza, odio, y soledad.

En la nada corre aire frío el cual roza las lágrimas que se acumulan en mis ojos.

Pero esas lágrimas ya no caen más. Están estáticas.

Solo el aire se sambulle en ellas y se reviste de una seda transparente.

La luna se puso sepia y en su dolor yo canto una canción cuya letra te recuerda a mí.

Y te veo pensándome, oliéndo mi ropa, mirando mis palabras,

sitiéndolas casi, en carne propia.

Hoy, no hay verso que pueda con nuestros toscos corazónes, el amor no pudo, la Nada ha triunfado.

Quizás Ella algún día te demuestre que yo estaba en su lugar, llenándote.







24 de septiembre de 2010

♥ Mi Película Preferida





Algunas frases de Amelié:


Sin ti las emociones de hoy sólo serían las envolturas muertas de las del ayer.
[Sans toi les émotions d'aujourd' hui ne seraient que la peau morte des émotions d'autrefois]


—No, idiota. Está enamorada.
—Pero si no la conozco.
—Claro que la conoces. Desde siempre, en tus sueños.


La vida no es más que un interminable ensayo de una obra que jamás se estrenará.


Si Amélie prefería vivir en sus sueños y seguir siendo una chica introvertida, estaba en su derecho, ya que malograr su vida es para todo ser humano un derecho inalienable.


Usted nunca será una hortaliza porque incluso las alcachofas tienen corazón.


Usted no tiene huesos de cristal, podrá soportar los golpes de la vida. Si deja pasar la oportunidad,
con el tiempo su corazón se ira volviendo seco y frágil como mi esqueleto.
¿A qué espera?, ande, vaya por él.


La angustia por el paso del tiempo nos hace hablar del tiempo que hace.







Adiós
¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯¯

Suspiraban lo mismo los dos
y hoy son parte de una lluvia lejos
no te confundas no sirve el rencor
son espasmos después del adiós

Ponés canciones tristes para sentirte mejor
tu esencia es más visible,
Del mismo dolor
vendrá un nuevo amanecer.

Tal vez colmaban la necesidad
pero hay vacíos que no pueden llenar
no conocían la profundidad
hasta que un día no dio para más

Quedabas esperando ecos que no volverán
flotando entre rechazos
del mismo dolor
vendrá un nuevo amanecer.

Separarse de la especie
por algo superior
no es soberbia es amor
no es soberbia es amor

Poder decir adiós
es crecer




Podes Decir ADIOS es crecer...
Pero me duele tanto y nos vas a hacer tanta pero tanta falta.
Todavía no te fuiste y ya te extraño.
Te Vere Volver Cerati





.

Fecha en que escribí esto: 23 de Abril de 2007







Aquí y ahora, todos mis
sentidos se agudizan.

Estoy de espaldas a vos. Dormís.

Siento que te toco con la mente y con el alma, porque siempre estuvimos tan cerca.

Puedo olerte desde mi comienzo y creo podré seguir haciéndolo, incluso si, te perdiera durante unos años. Tu esencia seguiría siendo la mismo y te reconocería, sin dudarlo.

Oigo tu respiración y te observo, como un ángel cierra los ojos en su nube.

Pensé muchas veces que a vos también te había idealizado, pero logré comprender que no es así. Que realmente sos como te veo y siento. Que los sentidos no me engañan, que tu naturaleza de ser transparente es cierta.

Me pone muy feliz saber que estoy al lado tuyo, que la vida no nos va a separar jamás porque me enseñaste a crear lazos más allá de los visibles, lazos esenciales.

Tu amor, me lleva a agradecerte incluso por la forma en la que me miras cada vez que entras a mi cuarto.

Extraído de Pedro Páramo


[...] Me di cuenta que su voz estaba hecha de hebras humanas,
que su boca tenía dientes y una lengua que se trababa y destrababa al hablar,
y que
sus ojos eran como todos los ojos de la gente que vive sobre la tierra.

Volvió a darme las buenas noches.
Y aunque no había niños jugando, ni palomas, ni tejados azules, sentí que el pueblo vivía.
Y que si yo escuchaba
solamente el silencio,
era porque aún no estaba acostumbrado al silencio;
tal vez, porque mi cabeza venía llena
de ruidos y de voces [...]

23 de septiembre de 2010

Autor: Luis Eduardo Aute












Tu sed transubstancia mi sudor
en vino que bebemos en cada beso
Tus pies no se hunden
en los lagos de mis lágrimas.
Tu saliva siembra la luz
en la noche de mis ojos.
Tu voz resucita mis músculos dormidos
mis latidos sepultados.
Tus manos, cuando me tocan, curan
mis heridas más invisibles.
Tu hambre fecunda peces
que se multiplican como deseos [...]
Cada vez que me amas.


*




21 de septiembre de 2010





My tears are falling on the ground making trees grow and flowers blossom...





20 de septiembre de 2010

Cortázar ♥






Como no sabías disimular me di cuenta en seguida de que para verte como yo quería era necesario empezar por cerrar los ojos.





17 de septiembre de 2010

El Innombrable... Fecha real: 9 de Oct de 2006





N
I G H T






Había una vez…

Cuando el rol del violador y la señora bien, se vio truncado por un odio inexistente y los antifaces se caen.
Prometimos herirnos com
o nunca, destruirnos, humillarnos…
No pudimos.

Suave viento antártico que no pudo enfriar la sucesión de los besos más dulces que engañan, que alimentan.
Desesperación telefónica, que admite que desde lejos es difícil hacer algo, solo interrumpir lapsos del destino que seguiría su rumbo…

Complicidad de los limados, que no pudieron más que reir al día siguiente sabiendo de los abrazos a metros de e
llos, tu compañía hasta el amanecer y el helado de tu abuela, gusto limón por cierto…

Saber que nuestras vidas no serán iguales desde febrero…




El nombre de una mujer me delata*







15 de septiembre de 2010

Fecha en que escribí esto: 22 de Feb de 2007





Cierro los ojos y el mundo muere.
Las estrellas cambian sus colores.
Siento galopar la negrura de tus ojos dentro de mí.
Soñé que me hechizabas en tus brazos, lo hiciste.
Cantabas el sonido de la luna, me besabas.
Creo que te inventé en mi mente.
Las llamas del averno de debilitan al mirar tus ojos.
Escapan serafines y soldados.
Cierro los ojos y el mundo muere.
Imaginé que volverías como dijiste.
Pero crecí y olvidé tu nombre.
Debí haber amado al pájaro de trueno, no a ti.
Al menos cuando la primavera llegó nuevamente.
Mariposas a mi antojo y por doquier.



12 de septiembre de 2010

Uno de los Capítulos más lindos de Rayuela ♥



Rayuela

Capítulo 7


Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.









Julio Cortázar (1914 – 1984)